El soporte de Windows Server 2008 y Windows 7 finaliza en enero de 2020. ¿Cuáles son las consecuencias para la empresa?

Parecía una fecha lejana pero el 2020 está a la vuelta de la esquina y con él llegan dos importantes cambios anunciados hace tiempo por Microsoft: Windows Server 2008 y Windows 7 dejarán de tener soporte oficial.

¿Cómo afectará que dos de los sistemas operativos con mayor número de instalaciones dejen de actualizarse? Las empresas pueden sufrir importantes consecuencias. Una de las más preocupantes son los fallos de seguridad que pueden aparecer.

El fin de una era para el sistema operativo mejor valorado

Windows 7 es probablemente la versión más exitosa del sistema operativo de Microsoft. Instalado en decenas de millones de equipos en todo el mundo, a partir de enero ya no será la mejor opción para usuarios particulares y empresas.

La alternativa que ofrece el gigante del software es migrar a Windows 10. El problema radica en que, como decimos, son millones y millones los usuarios de Windows 7, por lo que cabe esperar que muchos no cambien, al menos al principio.

El peligro de no realizar la transición de una versión a otra es que los equipos pueden quedar expuestos a ataques informáticos. Recordemos que uno de los objetivos de las actualizaciones es instalar parches de seguridad para evitar las vulnerabilidades tan hábilmente aprovechadas por los hackers.

Pero, ¿por qué no querrían las empresas actualizar a Windows 10? Esta versión del sistema operativo es aceptable pero sigue estando por debajo de Windows 7 en prestaciones, aunque no es tan desastrosa como la versión XP.

No obstante, mantener una versión obsoleta no es nada recomendable por cuestiones de compatibilidad y de seguridad. Las alternativas para las empresas son varias:

  • Migrar a Windows 10 gratuitamente con la licencia de Windows 7
  • Aprovechar la circunstancia para renovar los equipos
  • Dar el salto a Mac, con todo lo que ello implica
  • Optar por Linux, el sistema operativo de software libre

Cada empresa tendrá que estudiar sus necesidades para tomar la mejor decisión.

El adiós de Windows Server 2008, un desafío para las empresas

Windows Server 2008 llegó para renovar la versión 2003 del sistema operativo para redes. Ahora, el anuncio de su discontinuación preocupa a muchas empresas que confían en Windows Server 2008, tanto para las funciones básicas de su negocio como para alojar servicios y sitios web internos.

Las opciones para sustituir Windows Server 2008 son tres:

Windows 2012 R2
Windows 2016
Windows 2019

Microsoft Windows 2008 server dejará de estar soportado por Microsoft

Como en el caso de Windows 7, no realizar el cambio implica riesgos importantes de seguridad. No obstante, se prevé que muchas empresas tarden meses e, incluso, años en realizar la migración a pesar de las vulnerabilidades que implica.

Uno de los objetivos de Microsoft es atraer poco a poco a las empresas hacia Azure, su plataforma de servicios en la nube pensado para dar flexibilidad a las empresas. Con los servidores en la nube, las organizaciones pueden olvidarse de complicaciones asociadas al mantenimiento, actualizaciones y seguridad. Sin embargo, dar este paso no es tan sencillo para algunas empresas que pueden no estar preparadas para migrar a la nube por cuestiones de tiempo, de presupuesto o de operabilidad.

 

¿Está preparada tu empresa para decir adiós a Windows 7 y Windows Server 2008? ¿Qué sistemas operativos utilizan tus equipos y tu servidor? Si tienes dudas, contacta con nosotros. Nuestros expertos analizarán la infraestructura informática de tu organización y te propondrán la solución más recomendable.